Candil Noticias

Beneficios de la fruta para la salud

¿Sabes que tienes que tomar mínimo tres piezas de fruta fresca al día?

 Así lo recomienda la "Asociación 5 al día" al igual que la mayoría de expertos en nutrición.

Aunque parezcan muchas, si te organizas es fácil incorporarlas a tu dieta diaria. Por ejemplo, empieza con una pieza en el desayuno o con una macedonia casera. A media mañana o a la hora de la merienda, cuando te entre gusa, otra pieza de fruta y después de cenar, otra. Así de fácil es cuidarse.

 

Si eres de los que necesitan más para convencerse de que hay que tomar fruta a diario y no sólo porque lo diga tu madre, si no por los beneficios que nos proporcionan, aquí van unos datos de la "Asociación 5 al día", buenos para la salud de tu body:

 

  • Las frutas nos aportan agua, vitaminas, minerales, fibra y diferentes compuestos beneficiosos para el organismo.

 

  • Por sus antioxidantes, previenen el envejecimiento prematuro de las células, dándote una piel más limpia, joven, suave y sana y mayor calidad de vida.

 

  • Consumidas a diario, las frutas nos ayudan a prevenir distintas enfermedades como problemas cardiovasculares, trastornos digestivos, algunos tipos de cáncer y enfermedades neurodegenerativas, además de colaborar en la lucha contra el sobrepeso y la obesidad.

 

  • Son dulces, sabrosas, tienen pocas calorías y prácticamente nada de grasas saturadas (aquellas más perjudiciales para el organismo), por lo que son un buen capricho cuando te entre tu vena más golosa.

 

  • Las frutas nos producen sensación de saciedad al contener fibra, así evitarás estar picoteando guarrerías todo el día. Además, su fibra nos ayuda a regular el tránsito intestinal y evitar el estreñimiento.

VER

Cómo escoger la fruta por el aspecto

Porque muchas veces elegimos a las personas por el físico, lo mismo debería pasarnos con las frutas que compremos.

Aquí tienes algunas claves para que siempre aciertes con tu elección:

 

  • Elige las que tengan colores vivos y con una consistencia firme, si están muy blandas pueden estar demasiado maduras.
  • Rechaza las que presenten golpes o magulladuras, así como las que tengan agujeros o moho.
  • Las frutas con tallo deben estar bien adheridas a él.
  • Si no las vas a cocinar, no las compres ya partidas, ya que no sabes el trato previo por el que han pasado.
  • Si adquieres varias en una malla, observa que estén todas bien, ya que si una está mala, las demás enseguida se contagiarán y al final habrá que tirarlas todas.

 

Aquí tienes algunas recomendaciones para acertar en la elección de las frutas más básicas en función de su aspecto:

 

  • Albaricoques y melocotones: son frutas muy delicadas, por eso deberás manipularlas con cuidado. Las mejores piezas deben estar firmes, pero blandas bajo la presión de los dedos.
  • Ciruelas y uvas: un truquillo, cuánto más estén recubierta de un ligero velo blanco en el que los dedos dejan una ligera huella, más frescas serán. En las uvas, el tronco por el que van sujetas debe ser flexible y verde.
  • Cítricos (naranja, mandarina, limón, lima, pomelo): no cojas los que tengan poco peso, seguramente carezcan de pulpa y jugo. Los que tengan la piel áspera será un indicativo de que tienen demasiada piel y poca pulpa y aquellos que tengan la piel esponjosa o seca, indicará que están pasadas.
  • Manzanas: rechaza las que sean demasiado pequeñas, deformadas o las que tengan magulladuras o manchas de color marrón parduzco en su piel.
  • Peras: como continúan madurando después de la recolección podemos elegirlas con diferentes grados de madurez. A la hora de comerlas mejor si están blandas, pero no demasiado, para saberlo, presiona con los dedos la zona que hay debajo justo del rabo.
  • Piña: simplemente tira con suavidad de una de sus hojas del centro. Si sale sin dificultad es que estará en su punto. También es importante fijarse en que el cuerpo no esté demasiado blando, con zonas blanquecinas o negras y que desprende un olor dulzón y agradable.
  • Plátano: puedes elegir el de Canarias que es más pequeño y tiene motas negras en su piel o el plátano macho que es de mayor tamaño, suele estar más verde y se utiliza para cocinar. En general, no los compres ni muy verdes ni que estén negros.

VER

Por qué el kiwi dibuja una sonrisa en su rostro (y otras 8 cosas buenas que nos aporta esta fruta)

"Ayuda a ir con regularidad al baño": es lo primero que a muchos les viene a la cabeza cuando se trata de resumir los beneficios del kiwi, esa fruta hasta no hace mucho exótica que afortunadamente se ha incorporado con naturalidad a nuestra dieta. Y decimos afortunadamente porque, aunque su fama contra el estreñimiento se la ha ganado a pulso, consumir kiwi es también muy positivo para otros ámbitos de nuestra salud.

 

Disfrutará de más vitalidad

 

“Del kiwi hay que destacar su elevado contenido en vitamina C, ya que 100 gr de kiwi permite cubrir algo más del 150% de las recomendaciones de esa vitamina de un adulto de 20 a 40 años, y más del 260% en el caso del kiwi amarillo. Cuando oímos vitamina C pensamos automáticamente en cítricos, pero el kiwi verde tiene dos veces más vitamina que las naranjas o fresas, y el kiwi amarillo hasta el triple”, explica Rosa María Ortega Anta, doctora y profesora de la Universidad Complutense (Madrid). El consumo elevado de frutas y verduras, por su elevado contenido en vitaminas, se relaciona con un mayor bienestar psicológico.

 

Su aliado durante el embarazo

 

El ácido fólico, la vitamina B9, es importantísimo para todas aquellas mujeres que se quieren quedar embarazadas, para las que ya lo están e incluso para las que están dando de mamar a su hijo. Todas ellas requieren unos niveles altos, ya que esta vitamina cumple un papel fundamental en el crecimiento y desarrollo celular y ayuda a prevenir defectos en el cierre del tubo neural del embrión, causantes de malformaciones muy graves como la espina bífida o la anencefalia. La OMS recomienda 400 mcg al día de ácido fólico mientras se intenta el embarazo, 600 mcg durante el embarazo y 500 mcg durante la lactancia. Los kiwis aportan entre 38 y 30 mcg de ácido fólico por cada 100 g, por lo que a pesar de no ser suficientes para cubrir las necesidades de la embarazada con estos alimentos —por ello se receta el suplemento— sí que son una buena fuente de esta vitamina y sirven de suplemento natural.

 

Catarros más llevaderos

 

“También se ha demostrado que el consumo de kiwi reduce a la mitad la probabilidad de padecer catarro y gripe, pero también los problemas asociados a estas enfermedades como la disminución de apetito, malestar general, el dolor de cabeza o el decaimiento”, explica la doctora Ortega Anta.

 

Su piel, más elástica y luminosa La vitamina C también contribuye a que tu cuerpo produzca colágeno, una importante proteína que forma el soporte de las células, que a su vez son los componentes fundamentales de la piel. La producción de colágeno disminuye con la edad, lo que hace que la piel pierda elasticidad. Tomar suficiente vitamina C es fundamental para mantener una piel sana.

VER